Plegaria a Sri Gurudev

 

Esta es mi plegaria a Shri Gurudev

 Que la vida de todos sea un paraíso.

Que el sentimiento trivial de "yo" y de "mío" desaparezca,

y el conocimiento de Chiti surja en nuestros corazones.

Que todos los seres te adoren siempre con amor y ecuanimidad,

y el movimiento de nuestra respiración siempre repita el mantra So`ham.

 

Bendíceme, para que pueda adorarte con la conciencia del Ser de todos.

Que pueda yo abandonar las distinciones de raza, religión e idioma, y que mantenga la pureza de mi mente.

Que pueda contemplarte, Gurunath, en el grande y en el pequeño, en el que sufre y en el pobre, en el noble y en el tonto.

Dame una mente sencilla, un espíritu humilde y un corazón generoso.

Que sea yo otorgador de conocimiento verdadero.

Concédeme este don, Gurudev.

Que pueda siempre meditar en ti en el templo de mi corazón.

¡Oh, Ser de todo! Que pueda siempre amar la luz omnipresente.

Que pueda estar consagrado a ti, oh Guru.

Deja que mi conciencia sea constante en el conocimiento, en el yoga y en la meditación.

Que siempre sea un adorador de Siddha Vidyà; que mi mente se fusione en Citshakti.

Que siempre contemple yo en ti a Rama, Krishna, Shiva y Shakti.

Que pueda yo vivir en Ganeshpuri, donde reside tu Siddha Yoga.

Libérame de distinciones de país,

lengua, secta y raza, y dame igualdad de visión.

Llena mi corazón con las pulsaciones de Nityananda.

Que mi mente sea la de Nityananda.

Que todos alcanzen sencillez, verdad, valentía, valor, discreción y luminosidad.

Que pueda el mundo ser un jardín de alegría para todos, con el árbol y la vaca que cumplen los deseos.

Que los estudiantes Siddhas lleguen a ser los amos de sus sentidos y se deleiten en el kriyà yoga.

¡Oh Gurunath! Que pueda verte siempre dentro del templo del corazón humano y me sienta pleno.

Déjame cumplir mis deberes mientras haya vida en este cuerpo, y permite que te recuerde constantemente.

Que mi vida esté llena de mi propio trabajo, Gurunath.

Que pueda siempre meditar en ti.

¡Oh Gurudev! Concédeme esto al menos:

que esté siempre unido a ti; que pueda contemplarte siempre en todas partes, de este a oeste, de norte a sur.

Tú eres Parashiva, invisible y puro; eres la forma misma de sacchidananda.

El universo está en ti, tú estás en el universo; no hay diferenciación en ti, eres insuperable, único.

Muktananda dice: ¡Shri Gurunath!

Que la ciencia Siddha florezca por completo.

Que nuestra meditación sea dinámica.

Que encontremos reposo en la Perla Azul.

Que vaya siempre gozoso por el mundo, y que tú habites eternamente en mi corazón.

Muktananda dice: ¡Oh Gurunath!

Que nuestras vidas sean el juego de la Conciencia Universal.

 Muktananda

El Juego de la Conciencia, Autobiografía. Swami Muktananda. Ed. Siddha Yoga